¿Qué son las proteínas?

las Proteínas están constituidas por los aminoácidos, que son unas moléculas que usa nuestro cuerpo a modo de “ladrillos” para construir las proteínas.

Los cientos de miles de proteínas distintas con las que nuestro cuerpo está hecho, están formados por la combinación de tan sólo 20 aminoácidos.

Nuestro cuerpo puede formar sólo 11 aminoácidos, los llamados no esenciales, mientras que los otros 9 llamados “esenciales o limitantes” nuestro cuerpo no los puede sintetizar, por eso es necesario obtenerlos a través de los alimentos que los contengan. 

Los alimentos de origen animal aportan proteínas que contienen todos los aminoácidos esenciales, por eso se llaman “completas o de alto valor biológico”.

Los alimentos de origen vegetal también nos aportan proteínas a través de las legumbres, los frutos secos, los cereales integrales, las semillas…  por lo que no necesitas alimentos de origen animal en la dieta para obtener las proteínas necesarias, siempre que esta se realice de forma adecuada.

Otros ejemplos de proteína vegetal completa son el garbanzo, la soja, algunas alubias, el trigo sarraceno, la quinoa, el amaranto, las semillas de cáñamo y los pistachos, contienen todos los aminoácidos esenciales. 

Aunque las proteínas de origen vegetal generalmente no contienen todos los aminoácidos, esto no tiene por qué ser un problema, ya que si combinamos alimentos que contienen proteína vegetal (cereales y legumbres, por ejemplo), obtenemos todos los aminoácidos necesarios para disponer de las proteínas suficientes. Esta combinación no es obligatoria en la misma comida, pues nuestro cuerpo si es capaz de almacenar estas proteinas.

Por ejemplo, si elaboramos una receta que contiene lentejas (que tienen una cantidad limitada del aminoácido esencial metionina) y los cereales (que contienen poca lisina y treonina) se obtienun plato con proteína completa.

Por eso en «El Pote Verde» elaboramos nuestros productos siguiendo este criterio nutricional, ademas recuerda que nuestros productos tienen  la ventaja de ser más saciantes.

A diferencia de los alimentos de origen animal los alimentos vegetales son más fáciles de digerir y no contienen altos niveles grasas saturadas.